Minientradas
Atitalaquia

“Lugar donde se mete el agua”

cómo

llegar

Se encuentra ubicado a 71 kilómetros de Pachuca. Las principales carreteras para llegar a Atitalaquia son la autopista Arco Norte, si vienes por Puebla o por la carretera a Querétaro si sales de la Ciudad de México; llegarás en aproximadamente 2 horas y media en ambos casos.

cómo

llegar

Se encuentra ubicado a 71 kilómetros de Pachuca. Las principales carreteras para llegar a Atitalaquia son la autopista Arco Norte, si vienes por Puebla o por la carretera a Querétaro si sales de la Ciudad de México; llegarás en aproximadamente 2 horas y media en ambos casos.

Parroquia de

San Miguel Arcángel

La Parroquia de San Miguel, se dice que en el año de 1563 fue erigida como parroquia, en 1569, era asistida por un cura de nombre Francisco Gómez, sin embargo se registra en el coro un poco arriba del semicírculo superior de la ventana, está registrada la fecha “año 1566”, es una iglesia muy antigua que se construyó en la época de la Conquista, con doctrina franciscana.

El templo con planta de cruz latina tiene un eje longitudinal de oriente a poniente, está construida de mampostería de caliza, sus ángulos están reforzados con sillares de cantera colorada, está forrada con bóveda de cañón corrido. La fachada principal es de estilo churrigueresco de un estilo barroco mexicano del siglo XVIII, está formada por tres cuerpos entre dos gruesos contrafuertes adornados con partes de pirámide y protuberancias onduladas representando motivos tomados de la fauna, los entrepaños son ocupados por pequeños nichos en los cuales se admiran estatuas de santos.

El primer cuerpo se contempla una puerta formada por un vano de medio punto; en el segundo se contempla una ventana rectangular con círculos de cada lado por la que entra luz natural que alumbra al coro y el tercero es un nicho con la estatua de San Miguel Arcángel, entre dos pilastras, y finalmente se observa un remate en la terminación de dos curvas que convergen en una cruz.

Hacienda

San José Bojay el Grande y la Güera Rodríguez

La Güera Rodríguez

Una mujer de extraordinaria belleza y única para los tiempos en que le tocó vivir, considerada por algunos como perversa y cautivadora, su carisma no tenía límites, sabía ganarse la simpatía de todos en su entorno, amaba asistir a obras de teatro, leer poemas y cuanto nuevo libro conseguía. Desde adolescente supo utilizar sus atributos físicos, sus coqueteos natos y su inteligencia para conquistar a los hombres más importantes de la política novohispana.

Nació un 20 de noviembre de 1778, en el seno de una familia acomodada en la Ciudad de México, sus progenitores le dieron el nombre de María Ignacia Javiera Rafaela Agustina Feliciana Rodríguez de Velasco Osorio Barba Jiménez Bello de Pereyra Fernández de Córdova Salas Solano y Garfias. Siendo muy joven, y para tapar las habladurías de la gente sobre sus coqueteos frenéticos, sus padres la casaron con Jerónimo López de Peralta de Villar Villamil y Primo, un joven de buena cuna, cuya familia era propietaria de la bella Hacienda de San José Bojay, en Atitalaquia.

Hacienda

San José Bojay el Grande y la Güera Rodríguez

La Güera Rodríguez

Una mujer de extraordinaria belleza y única para los tiempos en que le tocó vivir, considerada por algunos como perversa y cautivadora, su carisma no tenía límites, sabía ganarse la simpatía de todos en su entorno, amaba asistir a obras de teatro, leer poemas y cuanto nuevo libro conseguía. Desde adolescente supo utilizar sus atributos físicos, sus coqueteos natos y su inteligencia para conquistar a los hombres más importantes de la política novohispana.

Una mujer de extraordinaria belleza y única para los tiempos en que le tocó vivir, considerada por algunos como perversa y cautivadora, su carisma no tenía límites, sabía ganarse la simpatía de todos en su entorno, amaba asistir a obras de teatro, leer poemas y cuanto nuevo libro conseguía. Desde adolescente supo utilizar sus atributos físicos, sus coqueteos natos y su inteligencia para conquistar a los hombres más importantes de la política novohispana.

Nació un 20 de noviembre de 1778, en el seno de una familia acomodada en la Ciudad de México, sus progenitores le dieron el nombre de María Ignacia Javiera Rafaela Agustina Feliciana Rodríguez de Velasco Osorio Barba Jiménez Bello de Pereyra Fernández de Córdova Salas Solano y Garfias. Siendo muy joven, y para tapar las habladurías de la gente sobre sus coqueteos frenéticos, sus padres la casaron con Jerónimo López de Peralta de Villar Villamil y Primo, un joven de buena cuna, cuya familia era propietaria de la bella Hacienda de San José Bojay, en Atitalaquia.

Aún casada, María Ignacia no cambió sus costumbres de asistir a tertulias, bailes y teatros; su marido, sospechoso de que estaba siendo traicionado, se la llevó a vivir a la Hacienda de San José Bojay en calidad de cárcel, lejos de la vida social.

Se dice que, entre los fugaces amores que tuvo mientras estaba casada, uno fue con Simón Bolívar, quien en su llegada a México a sus 16 años fue seducido por los encantos de esta bella e interesante mujer. Ya viuda conoció al connotado científico alemán Alexander von Humboldt, con quien sostuvo amores durante un año.

Aún casada, María Ignacia no cambió sus costumbres de asistir a tertulias, bailes y teatros; su marido, sospechoso de que estaba siendo traicionado, se la llevó a vivir a la Hacienda de San José Bojay en calidad de cárcel, lejos de la vida social.

Se dice que, entre los fugaces amores que tuvo mientras estaba casada, uno fue con Simón Bolívar, quien en su llegada a México a sus 16 años fue seducido por los encantos de esta bella e interesante mujer. Ya viuda conoció al connotado científico alemán Alexander von Humboldt, con quien sostuvo amores durante un año.

Fue amiga del cura Miguel Hidalgo. La alta sociedad de la época, juzgó mal que la Güera Rodríguez se pusiera en contra de los realistas, y fue llamada a comparecer ante el Tribunal de la Fe, pero antes de que los inquisidores tomaran la palabra, ella, comenzó a cuestionar a aquellos hombres, haciéndoles saber que conocía varios de sus secretos y que no les convenía que se supieran, fue así que la dejaron libre.

Ya casi al final de la guerra por la independencia, conoció a Agustín de Iturbide, y entre conversaciones y amores, logró cambiar la proa de este realista por la causa insurgente. Se dice que el arquitecto Manuel Tolsá se inspiró en ella para hacer el rostro de la Dolorosa del Templo de la Profesa de la Ciudad de México.

María Ignacia La Güera Rodríguez falleció el 1 de noviembre de 1850 a los 71 años, y la hacienda de San José Bojay de Atitalaquia la heredó su hijo Jerónimo López de Peralta de Villar Villamil.

Fue amiga del cura Miguel Hidalgo. La alta sociedad de la época, juzgó mal que la Güera Rodríguez se pusiera en contra de los realistas, y fue llamada a comparecer ante el Tribunal de la Fe, pero antes de que los inquisidores tomaran la palabra, ella, comenzó a cuestionar a aquellos hombres, haciéndoles saber que conocía varios de sus secretos y que no les convenía que se supieran, fue así que la dejaron libre.

Ya casi al final de la guerra por la independencia, conoció a Agustín de Iturbide, y entre conversaciones y amores, logró cambiar la proa de este realista por la causa insurgente. Se dice que el arquitecto Manuel Tolsá se inspiró en ella para hacer el rostro de la Dolorosa del Templo de la Profesa de la Ciudad de México.

María Ignacia La Güera Rodríguez falleció el 1 de noviembre de 1850 a los 71 años, y la hacienda de San José Bojay de Atitalaquia la heredó su hijo Jerónimo López de Peralta de Villar Villamil.

0tros

atractivos

Atitalaquia ofrece la belleza arquitectónica de otros cascos de haciendas como la de Bejuyito, San Miguel Chingüe, Río Salado y Poxtla.

La fiesta con mayor tradición se celebra el 2 de febrero, donde se conmemora la purificación de La Candelaria y se hace la bendición de las semillas.

La del 1 y 2 de noviembre, festividades de los muertos, 12 de diciembre, fiesta en honor de la Virgen de Guadalupe.

0tros

atractivos

Atitalaquia ofrece la belleza arquitectónica de otros cascos de haciendas como la de Bejuyito, San Miguel Chingüe, Río Salado y Poxtla.

La fiesta con mayor tradición se celebra el 2 de febrero, donde se conmemora la purificación de La Candelaria y se hace la bendición de las semillas.

La del 1 y 2 de noviembre, festividades de los muertos, 12 de diciembre, fiesta en honor de la Virgen de Guadalupe.

Atitalaquia ofrece la belleza arquitectónica de otros cascos de haciendas como la de Bejuyito, San Miguel Chingüe, Río Salado y Poxtla.

La fiesta con mayor tradición se celebra el 2 de febrero, donde se conmemora la purificación de La Candelaria y se hace la bendición de las semillas.

La del 1 y 2 de noviembre, festividades de los muertos, 12 de diciembre, fiesta en honor de la Virgen de Guadalupe.

Atitalaquia ofrece la belleza arquitectónica de otros cascos de haciendas como la de Bejuyito, San Miguel Chingüe, Río Salado y Poxtla.

La fiesta con mayor tradición se celebra el 2 de febrero, donde se conmemora la purificación de La Candelaria y se hace la bendición de las semillas.

La del 1 y 2 de noviembre, festividades de los muertos, 12 de diciembre, fiesta en honor de la Virgen de Guadalupe.

Epazoyucan

“Lugar de mucho epazote”

cómo

llegar

Saliendo de Pachuca dirígete a la autopista Tulancingo-Pachuca y continúa recto durante 10.4 kilómetros posteriormente toma la salida hacia Epazoyucan y continúa 4.2 kilómetros por la carretera 115. Por último, gira a la derecha en dirección a Epazoyucan.

cómo

llegar

Saliendo de Pachuca dirígete a la autopista Tulancingo-Pachuca y continúa recto durante 10.4 kilómetros posteriormente toma la salida hacia Epazoyucan y continúa 4.2 kilómetros por la carretera 115. Por último, gira a la derecha en dirección a Epazoyucan.

reseña

histórica

El municipio de Epazoyucan se localiza en la parte central del estado, a tan solo 21 kilómetros de distancia de la ciudad capital. Su nombre proviene de la lengua náhuatl y significa “lugar de mucho epazote”, sin embargo, su esencia va más allá, pues cuenta con gran riqueza natural y cultural.

Epazoyucan cuenta con interesantes sitios que van desde los naturales con zonas boscosas, donde se pueden practicar deportes extremos, hasta lugares para acampar y por supuesto conocer su historia a través de las grandes edificaciones religiosas, y de las ex haciendas pulqueras.

Tuzoofari

Actualmente alberga mas de 250 especies de distintos animales. Ofrece un recorrido que abarca ocho secciones que se recorren en camiones panorámicos o en vehículos particulares, admirando diferentes especies animales.

Tuzoofari

Actualmente alberga mas de 250 especies de distintos animales. Ofrece un recorrido que abarca ocho secciones que se recorren en camiones panorámicos o en vehículos particulares, admirando diferentes especies animales.

Peñas

Cargadas

Paraje verde donde se alzan enormes piedras en forma de columnas de 80 metros de altura aproximadamente, las cuales sostienen en su punta otras piedras de grandes proporciones. Se encuentra rodeada de vegetación de pino, encino y oyamel.

Cuenta con más de 12 kilómetros de tirolesas que se dividen en 20 líneas, tiene cabañas, recorridos a caballo, área de asadores, área de campamento y chapoteaderos, entre otras actividades.

Peñas

Cargadas

Paraje verde donde se alzan enormes piedras en forma de columnas de 80 metros de altura aproximadamente, las cuales sostienen en su punta otras piedras de grandes proporciones. Se encuentra rodeada de vegetación de pino, encino y oyamel.

Cuenta con más de 12 kilómetros de tirolesas que se dividen en 20 líneas, tiene cabañas, recorridos a caballo, área de asadores, área de campamento y chapoteaderos, entre otras actividades.

Ecoparque

Aventura El Guajolote

El Guajolote es un poblado que posee un hermoso y extenso bosque de 1400 hectáreas que debe su nombre a una gran peña que lo adorna, conocida con ese mismo nombre. El ciclismo de montaña, rappel, tirolesa, pesca y caza, son algunas de las actividades que puedes realizar en sus instalaciones durante todo el año. También se halla una pequeña presa con bellos senderos para caminata.

Ecoparque

Aventura El Guajolote

El Guajolote es un poblado que posee un hermoso y extenso bosque de 1400 hectáreas que debe su nombre a una gran peña que lo adorna, conocida con ese mismo nombre. El ciclismo de montaña, rappel, tirolesa, pesca y caza, son algunas de las actividades que puedes realizar en sus instalaciones durante todo el año. También se halla una pequeña presa con bellos senderos para caminata.

Ex Convento

de San Andrés Apóstol

Fueron los frailes agustinos los que se establecieron en el año de 1540 y fundaron la iglesia y convento de Epazoyucan. Este ex convento cuenta con extraordinarias pinturas murales policromadas con escenas de la Última Cena, Ecce Homo y el Tránsito de la Virgen.

Estas tres pinturas tabulares formaron parte de un sólo retablo y son un ejemplo de cómo se transmitía el mensaje sobre la vida de Jesucristo.

Ex Convento

de San Andrés Apóstol

Fueron los frailes agustinos los que se establecieron en el año de 1540 y fundaron la iglesia y convento de Epazoyucan. Este ex convento cuenta con extraordinarias pinturas murales policromadas con escenas de la Última Cena, Ecce Homo y el Tránsito de la Virgen.

Estas tres pinturas tabulares formaron parte de un sólo retablo y son un ejemplo de cómo se transmitía el mensaje sobre la vida de Jesucristo.

El misterio

de la momia

Encontrarás aguas termales a 40 °C con beneficios curativos para tu salud, disfrutando de una relajante sesión de sauna en los jacuzzis naturales ubicados en las faldas de la montaña, en forma de cuevitas que son alimentadas por las cálidas aguas termales de Tlacotlapilco. Si tu objetivo es tener un día completamente relajado, visita el spa “Tlaco”, donde te podrás liberar del estrés y dejarte llevar por un manantial de calma y relajación. Para los aventureros de corazón, el lugar cuenta con canopy, atracción que te hará vivir una aventura extrema o atrévete a lanzarte de la tirolesa que está dividida en diferentes secciones. Cuenta con hospedaje en cabañas ecológicas.

Cerro

de las Navajas

Es una mina de obsidiana en bruto a 3000 m s. n. m. que divide la Cuenca de México del Valle de Tulancingo. El Cerro de las Navajas representa naturaleza, historia y arte; su nombre proviene de la propia riqueza natural que los prehispánicos llamaban “Itzepetl”, del náhuatl “itzetl” que significa obsidiana y “tepetl” cerro.

Cerro

de las Navajas

Es una mina de obsidiana en bruto a 3000 m s. n. m. que divide la Cuenca de México del Valle de Tulancingo. El Cerro de las Navajas representa naturaleza, historia y arte; su nombre proviene de la propia riqueza natural que los prehispánicos llamaban “Itzepetl”, del náhuatl “itzetl” que significa obsidiana y “tepetl” cerro.

Otros atractivos

Disfruta Hidalgo

  • null

    Museo Comunitario Tomazquitla

    Ubicado dentro del Ex Convento de San Andrés, cuenta con información general sobre los orígenes de Epazoyucan, su templo y convento Agustino, zona arqueológica y vestigios, la minería a través de la explotación y la comercialización de la obsidiana verde dorada, así como en el del cultivo del maguey.

  • null

    Autódromo Moisés Solana

    Se presentan eventos desde karting, motocross, autos fórmula hasta pick ups y tractocamiones. Cuenta con una recta prolongada de 800 metros y una sección de curvas.

Cultura

La aventura de conocer la cultura

Conoce

la Aventura de la Cultura

La aventura de conocer los destinos culturales del estado de Hidalgo se complementa con los paisajes naturales, la rica gastronomía y las artesanías; además de la posibilidad de vivir las tradiciones populares del calendario de fiestas.

Es por ello que este recorrido es un museo y un claro viaje al pasado que reconoce aspectos dignos de preservar, puesto que representa lo más llamativo del patrimonio hidalguense.

Zona Arqueológica

El Pañhú

Esta zona arqueológica tan poco conocida, es una ventana para conocer cómo vivían los antepasados en este sitio perteneciente a la cultura Xajay, su organización política y religiosa, así como las actividades que realizaban para su subsistencia, como la agricultura y la caza, aprovechando los recursos de su entorno.

Zona Arqueológica

El Pañhú

Esta zona arqueológica tan poco conocida, es una ventana para conocer cómo vivían los antepasados en este sitio perteneciente a la cultura Xajay, su organización política y religiosa, así como las actividades que realizaban para su subsistencia, como la agricultura y la caza, aprovechando los recursos de su entorno.

Visitar esta zona arqueológica es una invitación a remontar el tiempo, subir por sus escalinatas y mirar desde lo alto el panorama que tenían sus habitantes, imaginar la urbe de ese entonces y sentir los elementos a nuestro alrededor.

Podrás observar las construcciones hechas, así como los petroglifos y una pintura rupestre, cuenta también con una sala introductoria donde se pueden leer los datos históricos del lugar.

Tecozautla

Se ubica a 159 km de la ciudad de Pachuca sobre la carretera federal a Querétaro.

Cuenta con servicios de alimentación y hospedaje, también podrás conocer otros atractivos turísticos como los parques acuáticos y balnearios de la región, el convento de Santiago Apóstol, el acueducto de Los Arcos o Puente Colonial, las pinturas rupestres, el Reloj Monumental y la magnífica cascada de El Tagui.

Zona arqueológica

Huapalcalco

A una distancia de tres kilómetros del centro de Tulancingo, se puede contemplar la pirámide y las pinturas rupestres de esta zona, considerada como el primer asiento tolteca en el estado.

Situada en el norte de la ciudad y considerada como el sitio de ocupación humana más antiguo de Hidalgo, destaca una pirámide de tres cuerpos, de influencia teotihuacana de 12 metros de base y 8 de alto con un altar que posiblemente fue usado como depósito de ofrendas.

Este debió ser un centro cívico, religioso y habitacional de mucha importancia, localizado en los cerros del Huiztli y la Mesa en Huapalco, encontramos arte rupestre, medio de los grupos primitivos para dejar testimonio de sus vivencias, estas pinturas rupestres sugieren una antigüedad mayor a los 9000 años a. C.

Tulancingo

Se ubica a 46 km de la ciudad de Pachuca.

Ofrece a los visitantes hospedaje y gastronomía propia de la región, además tiene atractivos como la Catedral Metropolitana, el Museo del Ferrocarril, el Museo del Santo, el zoológico y la Capilla de la Expiación.

Zona arqueológica

de Tula

En este sitio se encuentra la zona arqueológica más importante de la cultura tolteca, son las ruinas de la gran ciudad de Tollán que vivió su máximo esplendor entre los años 900 y 1050 d. C.

Esta metrópoli se destacó por su cultura y dedicación a las artes. Entre sus construcciones se observa el majestuoso templo de Tlahuizcalpantecuhtli que simboliza el triunfo de la luz sobre la oscuridad, así como el Palacio Quemado.

Los Atlantes de Tula son famosos guerreros gigantes de piedra que simbolizan el ejército de Quetzalcóatl. Su figura le ha dado identidad a México en el mundo.

Tula de Allende

Se ubica a 80 km de la ciudad de Pachuca.

Ofrece a los visitantes hospedaje y gastronomía propia de la región, además tiene atractivos como el convento franciscano de San José.

Zona arqueológica

Xihuingo

Es el vestigio arqueológico más antiguo de Hidalgo. Probablemente sea el origen de la cultura Teotihuacana hacia el año 100 d. C. Su pirámide conocida como Tecolote era un centro ceremonial y alrededor abundan petrograbados que ilustran la vida y creencias del pueblo. Posiblemente su construcción date entre el año 300 y 750 d. C.

Está localizada al pie del místico cerro de Xihuingo, con altura de 3240 metros sobre el nivel del mar.

Se le asocia al Cerro de las Navajas de donde se proveía de obsidiana a la gran ciudad de Teotihuacan.

Tepeapulco

Se ubica a 46 km de la ciudad de Pachuca, por la carretera federal hacia Cd. Sahagún.

Cuenta con hospedaje y alimentación con comida típica, puede también visitar la Caja de Agua, la Laguna de Tecocomulco y el Convento de San Francisco.

Acueducto del

Padre Tembleque

Declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, notable obra civil de la época virreinal que cruza en su tercera arquería una barranca de 1020 metros y que tiene 68 arcos, el mayor con una altura de 38.75 metros.

Las otras dos se localizan en la Hacienda de Tecajete, con 42 arcos y en la Hacienda de Arcos, con 13.

Hacia 1860, Don Cesáreo Enciso construyó la Hacienda Casa Grande, que fue un reconocido mesón, alrededor del cual se concentró la actividad en Zempoala. En 1869, Don Cesáreo donó los terrenos frente a su hacienda para que ahí se construyera la plaza principal.

Zempoala

A 29 km al sur de Pachuca, por la carretera Pachuca-Cd. Sahagún.

Ubicada a 2532 metros sobre el nivel del mar, esta cabecera municipal se asienta en la región de los llanos magueyeros en una zona semi desértica de clima frío.

Camino Real

de Tierra Adentro

El Camino Real de Tierra Adentro fue la ruta de comunicación más importante desde la capital de la Nueva España, hasta las regiones del norte. También se le llamó el Camino de la Plata, puesto que, fue con respecto a la explotación y comercialización de la plata, que surgió esta ruta cultural que incluye cinco comunidades ya registradas en el listado de la UNESCO, como Patrimonio Cultural de la Humanidad, así como también, otros 55 puntos vinculados al camino que lleva del centro de México a Nuevo México y Texas, en los Estados Unidos.

En la parte de la ruta que queda dentro del territorio mexicano, es decir, unos 1400 kilómetros de los 2600 totales, se ubican elementos vinculados al camino en sí, como puentes y antiguos empedrados, pueblos, haciendas, cementerios, templos, capillas y minas.

El Camino Real de Tierra Adentro estuvo en uso desde el siglo XVI hasta el siglo XIX.

El Camino Real de Tierra Adentro fue incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO, el 1 de agosto de 2010. Fue agregado en la categoría de “Itinerario cultural”. La ruta incluye espacios del Distrito Federal, el Estado de México, Hidalgo, Querétaro, Guanajuato, Jalisco, Aguascalientes y varios más.

Tepeji del Río de Ocampo

Se ubica a 80 km al norte de la Ciudad de México.

Cuenta con hospedaje y alimentación con comida típica, puede también visitar el Convento de San Francisco.

Códice

Matritense

Los códices de Fray Bernardino de Sahagún quedaron inscritos como Memoria del Mundo por la UNESCO.

La obra de Fray Bernardino de Sahagún, integrada por el Códice Matritense y el Códice Florentino, quedó formalmente inscrita en el Registro Internacional del Programa Memoria del Mundo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Fray Bernardino de Sahagún dedicó casi 60 años de su vida a conocer e investigar a los pueblos indígenas, pues aprendió náhuatl y se interesó tanto por esta cultura que incluso el fraile franciscano llegó a “nahuatlizarse”.

Su obra contiene el Códice Matritense, documento que es producto de la investigación etnográfica en la Nueva España de mediados del siglo XVI y el Códice Florentino, un manuscrito en dos columnas con textos en náhuatl y español.

Tepeapulco

Se ubica a 46 km de la ciudad de Pachuca, por la carretera federal hacia Cd. Sahagún.

Cuenta con hospedaje y alimentación con comida típica, puede también visitar la Caja de Agua, la Laguna de Tecocomulco y el Convento de San Francisco.

Síguenos
Síguenos
Síguenos
Suscríbete